Buscar

SensiPixelStones

Etiqueta

art

Fotografía… el negocio de la frustración.

Nos acostumbran a pensar que todo tiene que tener un objetivo, un fin, dar unos resultados… y en función de eso podremos sentirnos orgulloso o contentos de nuestra actividad o por el contrario, como ocurrirá siempre, deprimirnos por que no conseguimos ser fructíferos con nuestro esfuerzo o cubrir nuestras espectativas, inculso cuando estas son muy básicas.

Nos aconsejan sobre edición fotográfica, sobre reglas, sobre motivos, sobre el arte, todo para que supuestamente tus fotos sean más atractivas. También vienen la enseñanzas sobre como crearnos un perfil y publicar nuestras fotos, que espacios elegir, cuanto postear, como aumentar las visitas, como exponer tu trabajo e incluso como darle un “sentido literario” si crees que con tus fotografías no consigues lo suficiente. Como no… esta el capitulo de la herramienta, la elección de la cámara, que ha generado su propia ciencia tecnológica que hay que estudiar para introducirnos a buen ritmo, en alimentar las necesidades adecuadas para que tu inversión, esté acorde a tu ambición fotográfica.

Si quieres dar un paso más, empezarás por querer entrar al mundo “fotográfico real”. Empezarás a estudiar en como traspasar la frontera del fotógrafo internauta a en un “foto artista” de papel de periódico o cartel expositivo, allí donde tus siglas aparecerán en la Expo del museo de tu ciudad o la sala alternativa donde todos rompen mano…tu primera Expo vendrá y luego otras, que tendrán que conformar una la larga lista para figurar en tu curriculum de fotógrafo aspirante a entrar en el circuito fotográfico “profesional”. No es extraño que te encuentres capacitado, la industria lo tiene bien pensado y nos presenta trabajos mediocres para alimentar la creencia de que tu puedes conseguirlo con facilidad.. si, son los mismos que van repartiendo consejos, vendiendote sus libros, dándote clases bajo pago o tertulias con taquilla.

Es así como se llenan los portales de internet de lectores ávidos de aprender, los museos y salas de exposiciones con fotografías pagadas por el autor, las editoriales de millones de emails pidiendo una oportunidad, las empresas de fotolibros de emocionados fotógrafos dispuesto a invertir en la publicación de su obra… es así como se alimenta a una fabrica de sueños donde solo unos pocos se enriquecerán su ego y su bolsillo gracias a ti y todos los que como tu, están dispuestos a seguir todo lo que aquí se ha dicho… no creas que vas a escapar fácilmente, todo esta perfectamente estudiado para que no tengas una alternativa que no pase por sentirte un fracasado.

No te apures y no te hagas ilusiones… no hay nadie interesado en que seas un buen fotógrafo, el objetivo es que seas: un perfecto consumidor.

¿Hay solución?.. claro, la hay… pero tendrás que buscarla tu. 

justined.JPG

Fotogripe Española.

Las autoridades sanitarias españolas  advierten: 

Si lee prensa escrita o cibernética relacionada con la fotografía con acento hispano desde hace más de un mes y encuentra que es capaz de seguir haciéndolo indefinidamente, acuda lo antes posible a un centro médico.  

No haga caso a los anuncios publicados por algunos medios fotográficos para tratar las anomalías que se encuentran en la fotografía española, de lo contrario hay muchas probabilidades de que termine sufriendo un secuestro exprés de su voluntad y capacidad de razocinio ya que dichas terapias están desarrolladas por personas que inocularon el virus en su organismo hace mucho tiempo y son los más virulentos propagadores de la enfermedad.
 El listado de webs y organismos afectados se está documentando con carácter urgente, entre tanto desconfíe de todas las webs donde aparecen los términos: Fotcuberta, La Fábrica, Photo España, Magnum, Arles, ya que son las palabras  más utilizadas en las últimas semanas. 

El autoconsumo como fin.

El autoconsumo debiera ser  la razón esencial para  el fotógrafo, que inicia su labor movido por una necesidad similar a la de tiene agricultor o pastor para alimentarse…

Cuando el fundamento es alimentar a muchos, se recurre al “pienso” y los “invernaderos”.

Hábito, vicio y placer fotográfico.

…Encuentro que repito constantemente las mismas fotos, cuando se que un lugar me embruja, me da igual volver a buscar aquel encuadre y escena una y otra vez cuando paso cerca. No hay intencionalidad en aportar algo nuevo, ni redefinir la idea… de ninguna manera busca sustituir a aquella foto que un día quedó como referente de aquel escenario encontrado, es más… la foto pasará a la velocidad de la luz cuando repase las fotos tomadas ese día. Si acaso la pulsión  viene por revivir la sensación de asombro y satisfacción al encontrar un encuadre y composición que me estimuló y que sigue allí vivo. De esta forma el paseo por los lugares que fotografío puede ser algo parecido a lo que siente un fumador cuando quema el mismo cigarro varias veces al día, o el músico que  toca la misma canción una y otra vez,  o el lector que devora  varias veces el mismo libro.

 

cad.JPG

La literatura en la fotografía

Hoy no se puede mantener al consumidor bajo un influjo por más de unos minutos u horas  en exclusiva, ni si quiera los que tienen miles de páginas de literatura dedicadas a su trabajo salidas  de sus propias manos o del apóstol de turno…. el consumidor se ha vuelto promiscuo, devora contenidos de tal forma y variedad, que no da espacio para que le “cuenten” lo que ve.

Podemos ramificar nuestros argumentos y cargarlos de troquelados barrocos, reconducirlos para llevarlos por senderos renacentistas, hacer sutiles abstracciones surrealistas, relatar delirantes rasgos de carácter y circunstancias que convertirán a nuestro hidalgo caballero en el Peter Pan fotográfico, al que las trompetas de la cabalgatas de las Walkirias deberían preceder su paso… Pero la realidad se impone y el contenido literario e informativo relacionado con la fotografía en el siglo XXI, parece una bolsa de basura que huele mal y que genera y aporta  poca audiencia  e interés.

 

lumisnd.JPG

Colectivización y arte.

La colectivización del arte ha sido durante mucho tiempo, uno de los escollos más importante para su pluralidad y diversidad. Este mecanismo terminó deslegitimando al arte y sus colectivos a pasos acelerados durante el siglo XX llegando al XXI en KAO técnico.

Si adoptamos la idea de que cualquier expresión artística nace libre de forma individual o si acaso armonizada con alguna tendencia, llegaremos a la conclusión de que su colectivización o la agrupación de sus desarrolladores bajo estructuras de tipo social y comercial, es en si mismo, una perversión de su origen y contenido.

La estructura social de los colectivos artísticos, asumieron todos los roles del resto de agrupaciones jerarquizadas implantadas en la sociedad. Hay un concepto general, un interés común, unos objetivos a conseguir, una dirección e incluso en algunos casos  seguir una tendencia política, ya que para transcender y conseguir sus metas necesita a menudo de otros estamentos, que poco o nada tienen que ver con ellos, pero que les son fundamentales para sus propósitos. Esta mecanización e instrumentalización minimiza al individuo y su lenguaje y lo somete a un grupo en pos de unos beneficios personales, que tienen relación directa en la mayoría de los casos, con la mercantilización del hecho artístico y su difusión. Todo esto lleva a los artistas a una competitividad más de tipo social, que a lo que estrictamente creativo.

Con la llegada del siglo XXI e internet, la colectivización del arte parece se difumina, cada individuo tiene los medios suficientes para exportar su discurso sin necesitar más apoyos, de hecho la tendencia es a la disgregación. Los colectivos hoy no tienen ni peso ni fuerza ni si quiera parecen interesar, en algunos casos incluso son tratados como estigmas del pasado, pues siguen padeciendo un interés propio que pretende ser jerarquico sobre el resto mediante la suma de fuerzas, algo que difícilmente puede gustar a los que están fuera e incluso y lo que a la postre  ha sido  decisivo… al propio consumidor, que también ha ido incorporando una tendencia, a no ser dirigido, por un agente externo.

Hoy, esta necesidad por agruparse ha quedado relegado a un mero título, o como hoy se le llama en las redes sociales: Tag o etiqueta y la de los consumidores a lanzar búsquedas sobre ellas.

lumber.JPG

Clasismo fotográfico.

Y antes…siempre hubo clases y algunos las echan de menos.

Dicen que antes habían referentes, que habían pocos… pero marcaban las referencias. Tras soltar esta cochambrosa afirmación se quedan la mar de tranquilos dándole un manotazo de compadreo al clasismo en esta puro.

Para aquel que todavía necesita que alguien purgue la paja del grano, para aquel que quiere que le presenten el plato con un cicerone que rubrique su torpe criterio y gusto, para aquel que se refugia en lo sufragado por el negociante, no queda más remedio que la desesperación… la desesperación al haber perdido al faro de Alejandría que iluminaba sus ansias de saber a ciencia cierta, lo que no puede conocer por experiencia propia… el aparentar que SE se terminó y de nada sirve extender la sospecha sobre todo aquello que se  escapa al control del autoproclamado consejo rector. 

lldfdfg2.JPG

Cuando el curriculum se convirtió en paja.

Y llegó el momento donde hacer una exposición física, es un caramelo que pocos quieren saborear. La hora donde las conferencias o artículos  sobre la materia fotográfica apenas reúne a cincuenta  personas o genera unas discretas visitas  en los  rincones de crónica cultural de los periódicos o portales digitales de primera linea, ya.. ya… ya no interesa ni tu nuevo libro ni tu nueva extravagancia.. olvídate… ya no hay vuelta atrás.

Ahora lo que sobresale en fotografía es lo mismo que antes… el reconocimiento, el éxito, este se consigue a trabes de los seguidores y los likes, a nadie importa ya quien ha ganado un concurso de fotografía.. ahora las miradas estan allí donde se acumulan las visitas en la red social de turno con unas decenas de miles de seguidores y unos cientos de miles de likes y reblogeos.  Estos datos en  muchos casos, dejan en situación muy complicada  a todo el modelo generado antes de la llegada de internet y que hoy compite con el resto… con escaso éxito.

Hoy, como antes.. algunos cuestionarán al medio y las audiencias, la diferencia respecto al ayer,  es que hoy..los números no se pueden falsear sin dejar evidencias.

 tumblr_ofoym6ydb81synm09o1_1280

La insufrible máxima, del culto al autor.

Hoy en día es casi imposible presentar el trabajo de un autor, sin desplegar un perfil estandarizado, de acuerdo a lo que se viene a mostrar, o contar… es más importante hablar del autor y sus “particularidades”, que de las “pinta monadas” que presenta ….y es que en el tema del cotilleo y el morbo todos se reconocen especialistas consumidores, hay mucha necesidad de traductores business que llevan a cada publico a su redil.

larci copia.JPG

Blog de WordPress.com.

Subir ↑