Nos acostumbran a pensar que todo tiene que tener un objetivo, un fin, dar unos resultados… y en función de eso podremos sentirnos orgulloso o contentos de nuestra actividad o por el contrario, como ocurrirá siempre, deprimirnos por que no conseguimos ser fructíferos con nuestro esfuerzo o cubrir nuestras espectativas, inculso cuando estas son muy básicas.

Nos aconsejan sobre edición fotográfica, sobre reglas, sobre motivos, sobre el arte, todo para que supuestamente tus fotos sean más atractivas. También vienen la enseñanzas sobre como crearnos un perfil y publicar nuestras fotos, que espacios elegir, cuanto postear, como aumentar las visitas, como exponer tu trabajo e incluso como darle un “sentido literario” si crees que con tus fotografías no consigues lo suficiente. Como no… esta el capitulo de la herramienta, la elección de la cámara, que ha generado su propia ciencia tecnológica que hay que estudiar para introducirnos a buen ritmo, en alimentar las necesidades adecuadas para que tu inversión, esté acorde a tu ambición fotográfica.

Si quieres dar un paso más, empezarás por querer entrar al mundo “fotográfico real”. Empezarás a estudiar en como traspasar la frontera del fotógrafo internauta a en un “foto artista” de papel de periódico o cartel expositivo, allí donde tus siglas aparecerán en la Expo del museo de tu ciudad o la sala alternativa donde todos rompen mano…tu primera Expo vendrá y luego otras, que tendrán que conformar una la larga lista para figurar en tu curriculum de fotógrafo aspirante a entrar en el circuito fotográfico “profesional”. No es extraño que te encuentres capacitado, la industria lo tiene bien pensado y nos presenta trabajos mediocres para alimentar la creencia de que tu puedes conseguirlo con facilidad.. si, son los mismos que van repartiendo consejos, vendiendote sus libros, dándote clases bajo pago o tertulias con taquilla.

Es así como se llenan los portales de internet de lectores ávidos de aprender, los museos y salas de exposiciones con fotografías pagadas por el autor, las editoriales de millones de emails pidiendo una oportunidad, las empresas de fotolibros de emocionados fotógrafos dispuesto a invertir en la publicación de su obra… es así como se alimenta a una fabrica de sueños donde solo unos pocos se enriquecerán su ego y su bolsillo gracias a ti y todos los que como tu, están dispuestos a seguir todo lo que aquí se ha dicho… no creas que vas a escapar fácilmente, todo esta perfectamente estudiado para que no tengas una alternativa que no pase por sentirte un fracasado.

No te apures y no te hagas ilusiones… no hay nadie interesado en que seas un buen fotógrafo, el objetivo es que seas: un perfecto consumidor.

¿Hay solución?.. claro, la hay… pero tendrás que buscarla tu. 

justined.JPG