Buscar

SensiPixelStones

Gato callejero.

Estaba dejado caer en sobre el taburete en la barra de un café-bar refugiándome de la lluvia,  un antro en una de las calles más destartaladas de la ciudad. Las enormes ventanas del escaparate mostraban la calle… los paraguas, el ajetreo humano bajo la lluvia. Observaba y analizaba plácidamente el fino vaho que salía de la boca de todos aquellos ajetreados personajes que vaciaban los pulmones alimentando sus narices de su propio aliento vaporoso. 

La puerta se abrió y una sombra asomó tras ella, era un hombre con aspecto de vagabundo cuidado. Traspasó el umbral espolsando las gotas de lluvia de su sombrero, mientras hacía un recorrido visual por el local. Pronto reparó en que le miraba y se giró hacia donde me encontraba, ahora parecía sonreir bajo una  maltrecha barba.

Me lo temía, el mirarlo fue un error…Ahora vendrá a pedirme dinero o contarme sus desazones etílicos, pensé inmediatamente. Busque con rapidez al camarero para pagar y salir corriendo, pero no  lo veía por ningún lado y así cuando quise darme cuenta tenía al barbudo delante de mis narices.

– Hola, menuda lluvia, estoy empapado.

Con un ligero silbido, llamó al camarero que ahora parecía estar en todos lados.

-Un café con unas gotas de whisky haz el favor, pon a mi amigo lo que quiera, soltó con el desparpajo de quien dice esto todos los días.

-A nada.. yo ya me marchaba muchas gracias.. ¡¡la cuenta por favor!! le indiqué al camarero, pero otra vez este había desaparecido dejándome con una mirada de bobo.

-No tenga prisa, fuera hace un día de perros.. yo vengo de tener una revelación tres esquinas más abajo, nunca había visto nada igual, un hermoso cintroen dos caballos amarillo bajo una farola salpicada de lluvia.. no pude aguantarme.

Bajo la cremallera de su arrugada chaqueta y me mostró una cámara de fotos con restos de lluvia, mientras me miraba con media sonrisa.

-Me agazapé, me dejé atrapar por el silencio y mientras las gotas resbalaban por mi nariz, saqué una serie increíble… o Dios.. ese coche estaba allí esperándome, no hay momento mejor para retratarlo, llevo una joya aquí guardada, repetía mientras daba ligeros golpecitos a la cámara.

-¿En serio? ¿Un dos caballos? Hace años que no veo ninguno, seguro que no ha pasado la ITV. Solté el comentario en tono simpático burlón, intentando sacar a aquel loco de su trance visionario.

El me miro por encima de sus todavía empapadas gafas.. se tomó un segundo, me miró serio y continuó:

-Aquí guardo una joya, ese coche hoy tuvo su día grande.

Antes de que se pudiera dar cuenta le extendí un billete al camarero y le dije que se quedara con el cambio.

-Bueno amigo, si nos cruzamos algún día enséñeme esa fotografía con más tiempo, seguro que será interesante.

Le dije esto mientras hacía un gesto de despedida y el con un quiebro  rápido como un rayo, levantó la cámara ante mis ojos y apretó un botón… en la cámara se abrió un compartimiento, que mostraba un fantasmagórico hueco allí donde debía estar la tarjeta de memoria.

-Aquí dentro tengo una joya, volvió a susurrar mientras volvía la mirada a la barra y su carajillo… me hizo un gesto de despedida sin mirarme a la cara… -que tengas un buen día, sentenció.

Mientras salía a la calle me repetía un mensaje pesimista: Eres un imán para los “raros”, siempre termino metido en un lío de estos, aguantando a gente rara. Deben de ver en mi a un igual.

Tiré calle abajo, la lluvia estaba en pleno apogeo y la calles se mostraban desiertas por momentos. Caminar bajo la lluvia y sin paraguas es un placer reservado para vagabundos, la falsa comodidad que da a los pudientes el sentir que puede salvar cualquier situación incomoda de manera sencilla, les hacen perder la capacidad del placer de la incomodidad.

 

lardand

Horticultura fotográfica.

En el mundo de la fotografía hoy, algunos quieren seguir vendiendo la idea, de que llevan  la “fruta” al mercado con carromatos  tirados por burros como hace cien años…. desde las  destartaladas calles del pueblo a la ciudad. Nos cuenta que sus frutas están bañadas con aguas mágicas, su tierra es polvo dorado y que sus manos son… las de un curtido fraile lleno de sabiduría. Además pone su fruta  en los mejores estantes del mercado en manos del vendedor más afamado…eso si…utilizando técnicas de venta más propias de embaucador que de tendero.

… no se paran a pensar.. que la fruta ahora crece por los caminos y que el suelo esta lleno de fruta podrida que nadie recoge… que hay mas fruta que consumidores.. y además.. la regalan… pero no solo eso, además  las nuevas tecnologías han permitido a todos los fotógrafos la posibilidad de tener un huerto, de saber que estiércol es el idóneo para que crezcan las raíces, que herbicida es mejor para eliminar  plagas, incluso a quien tiene que ofrecer sus manjares para sentirse satisfecho… eso sin contar, que sus maestros están a un golpe de ratón y la sabiduría se comparte libremente, incluso la que se predica en los monasterios.

Pero si…todavía hoy hacen negocio los trileros, en la puerta del mercado.

 

Mas

Internet: La destrucción del mundo fotográfico.

Dicen que internet es destructivo, que la gente critica sin piedad y que en general las criticas no dejan nada en pie, algunos incluso aseguran que los internautas tienen alma de kamikaze con todo lo que hasta ahora era intocable y estaba refrendado por no se sabe todavía que “ente”.

Esto hace perder el equilibrio a muchos, que ante tanta destrucción se muestran aterrorizados y desconsolados, lloran por las esquinas y lanzan proclamas destructivas sobre todo lo que ocurre en la red… muchos ni se asoman a ese mundo ante la terrible realidad que les puede mostrar e insisten en  mantenerse aferrados a ese paraíso  que llaman “mundo real”, aunque este muestra unas constantes vitales cada vez mas lentas y débiles y todos sean conscientes de lo precario que se ha convertido el medio y su triste futuro… todavía algunos tienen fe en que algún día el fluido eléctrico dejará de alimentar tanta barbarie.

En realidad es todo mentira, internet nos muestra lo que nunca antes se ha podido hacer, muestra como la sociedad no es tan homogénea  ni tan complaciente respecto al sistema que funcionaba y también demuestra como algunas cosas solo se mantenían por la columna de férreo titanio que las sostenía.

¿Cuando los “kamikazes” terminarán su trabajo? Cuando ya no se vea a nadie llorar por los rincones… no hay duda.

tumblr_nuxvuoPqiE1synm09o1_1280

El postureo.

El abuso del postureo y la pausa, ha forzado el gusto hacía lo descompuesto  y  veloz.

silico

La chistera del fotógrafo.

Hoy en día se ha abierto un debate sin precedentes por averiguar y divulgar lo que un fotógrafo lleva en su mochila. La mochila se ha convertido en una especie de chistera mágica, donde el fotógrafo coloca cuidadosamente todas sus intenciones, energías y prejuicios de igual modo que un torero coloca sus amuletos frente al espejo mientras se viste…esperando que quizá la virgen o algún santón se le aparezca de modo fantasioso durante la jornada y se le cuele por su amuleto que pasará en ese momento a ser divino y darle al poseedor cualidades mágicas…cualidades que muchas veces vienen impresas en la caja de la cámara o en los mecanismos de marketing oportunos.

Por más que uno sienta que personaliza con los pequeños detalles su herramienta y con ello sus fotografías, con cada elección dada se da un paso atrás en su libertad como fotógrafo, que irá delegando en razones esotéricas lo que debieran ser sus prioridades más importantes.

La prioridad del fotógrafo está en lo que no es mecánico, en lo que no tiene algo que ver con una cámara de fotos.

Es ahora, cuando la tecnología nos ha hecho más libres, cuando todos están más encadenados. No soy lo que fotografío.. soy “con” lo que lo fotografío y mis fotos son buena muestra de ello.

Valencia 2015

De obras menores…

Colas es un brujo al que recurre Bastian para recuperar a su amada Bastiana… este, para ello pronuncia unas palabras mágicas sin contenido que se repiten sin cesar una y otra vez: Diggi, daggi, Schurry, murry, Horum……Tras el conjuro Bastián podrá recuperar a Bastiana.

Es una aria dentro de el singspiel de Mozar Bastian y Bastiana que  compuso cuando tenía 12 años y que muy posiblemente es de las menos representadas en su época y hoy… que más da.. alguien recrea una escenificación potente con una coreografía que en algunos momentos recuerda al Triller de Jackson y pone la guinda a un pastel extraordinario que nace de los que algunos llaman una obra menor y simple dentro de la obras de Mozart y que a mi siempre me pareció brillante.

Y es así como apenas dos minutos y medio llenos de palabras sin sentido, música trepidante y sencilla puede dejar en entre dicho cualquier opinión de los señores del jurado…

Observando a un extraño.

Ya solo disfruto de la fotografía cuando estoy con la cámara, de esas horas paseando y observando la calle con los cascos escuchando canciones… cuando termino  todo se vuelve rutinario.. la selección y la publicación de fotos es un trabajo  que ha ido perdiendo sentido y satisfacción, es un proceso casi mecánico realizado sin apasionamiento alguno y que no queda guardado en la memoria.

Si acaso quedan esos ratos dispersos en el tiempo, donde paso algunas horas viendo el trabajo desde la distancia.. es curioso…entonces veo y observo esas  fotos, como si no fueran mías.

Valencia 2014
Valencia 2014

Una reverencia a los graffiteros.

Dicen que ser fotógrafo de tu propia ciudad es un trabajo difícil, que estas demasiado acostumbrado a ver esa realidad y te atenazan ciertos prejuicios estéticos e ideas preconcebidas que tienes del lugar donde vives. Yo podría decir justo lo contrario, raramente fotografío algo que no sea de la ciudad donde vivo y en la que nací  y cada día me parece nueva o diferente  y me siento totalmente libre fotografiándola … siempre encuentro perspectivas nuevas en los mismos lugares que los hacen distintos  o  veo detalles que antes no había fotografiado…no encuentro el final del pozo y ya van unos años.

De todo esto, parte de responsabilidad es de los grafiteros, esos artistas que convierten la calle en un museo continuo  y que con sus sprays cambian el entorno casi a diario. Es Valencia una ciudad llena de buenos graffiteros o para los “famosos” que vienen de fuera dejen sus trabajos. Supongo que para que esto ocurra, tiene que haber algún tipo de transigencia por parte de los “poderes” estatales ya que los grafitis no son eliminados, incluso algunos  prolongan su presencia durante años sin que nadie los profane… también son los propios grafiteros lo que recomponen las paredes cuando ya creen necesario dar una nueva imagen a una zona.

Creo que en el futuro el graffiti en las calles será un elemento a estudiar en las fotografías que de estos años queden, nunca antes ha habido tanto arte esparcido por las calles, estamos ante un  hecho insólito y que es de agradecer a estos grafiteros. A menudo utilizo estas creaciones callejeras para componer mi trabajo fotográfico y  eso por eso que he decidido dedicarles un lugar propio.

Desde hoy comienzo un nuevo blog fotográfico donde el discurso personal no tiene fundamento, donde la única intención es la de mostrar aquello que algunos nos regalan en la calle con este arte efímero, se ocupará de los graffitis y de cualquier tipo de novedoso arte callejero….link:  ValenciaGraffiti . Las imágenes corresponderán a las capturas realizadas  desde hace 10 años en el Barrio del Carmen y al rededores.

Valencia 2015
Valencia 2015

Aprendiz de street photographer.

Se puede ver hoy muchos videos en youtube de como hacer street photography… o también están  de moda  los “master Class” de fotografía callejera. En los vídeos unos van caminando mientras un cámara le sigue y van contando como hacen sus fotos. Explican en lo que se fijan, en las luces, en las composiciones ya hiper-estudiadas y que funcionan y ¡¡¡como no!!! nuestra simpatía con la cámara en la mano. En los Master es parecido… un grupito que sigue al mentor con sus cámaras y donde todos los “estudiantes” aparecen emocionados disparando a todo lo que se mueve sin pudor alguno, además se les ve un halo de “profesionalidad” que impresiona… al  profesor se le ve con sonrisa de medio lado con la mirada escondida bajo unas gafas de sol… solo algunas veces un ligero silbido  en la lejanía pareces sonar y sos ojos se desdibujan de su entorno, cambia su mirada, se agacha sigiloso y dispara una foto que nadie parece ver… tras soltar el aire mira y ve como algunos alumnos le observan absortos mientras sus ojos parecen volver a la realidad… eh ahí.. ahí esta el alma del profe.

Que fácil parece  todo en grupo, todo es como bien sencillo…  y si de paso tanto los genios del video como los maestros de escuela van con unos amigos que se dejan fotografía ¡¡¡tanto mejor!!!  aunque también valen los transeúntes o animadores callejeros que ante tanta cámara junta se prestan fácil a participar de la orgía colectiva, con poses para la ocasión…¡¡¡¡viva la espontaneidad!!! al final lo importante es la foto, nadie va a saber si esa cascara de plátano que pega tan bien con los rótulos de la tienda de enfrente o ese zapato colocado en el mejor momento están colocados a propósito, ni que esa persona que hace malabarismos en la calle esta posando tras siete cámaras.. la street photography puede ser así.. falsa como ya se presume en muchos de los fotógrafos callejeros de los años 50 hoy venerados… bueno… de estos los ha habido siempre y hoy los hay a montones.

El problema llega cuando el que ve los videos o los que van a la “granja escuela” se ven solos en la calle… ahí es donde todo empieza a fallar.. la naturalidad desaparece, los músculos se agarrotan, la seguridad se evapora y por que no decirlo.. de pronto parece que tienen un miedo aterrador a que les vean tomar fotos… y es que en grupo las hostias a repartir tocan a menos o la simpatía de los transeúntes es fácil de conseguir.. pero eso de ir solito… pues es otra historia.. quien pudiera encontrar ese clímax del profe en aquella foto donde pareció tornarse traslucido y agachándose disparó esa foto que nadie parecía ver… por cierto… !!!!no la enseñó a nadie¡¡¡n

A lo mejor las clases de street photography se deberían de dar en el bar de la esquina, charlando con el borracho que se cae de la barra o con videos de “mil formas de morir” para cuando alguien te pregunte que coño estas haciendo con esa cámara…o recitando mantras durante un par de horas, hasta entender que tu lugar en la historia y en el cosmos es algo tan corto e intrascendente que es absurdo tener miedo a lo que te rodea y mucho más retratarlo… pero bueno….en el peor de los casos te puedes hacer maestro de street photography o grabar videos.. así siempre vas   acompañado con el cámara o los alumnos…eso sin contar el dinerito que te caerá que te puede venir bien… ¿las fotos? lo de las fotos es lo de menos.. aquí lo que mola es dar el cante y vacilar y si tu fotos no son buenas siempre podrás crearte un perfil en la red donde todo aparenta ser buenísimo 😀

Valencia 2014
Valencia 2014

Blog de WordPress.com.

Subir ↑