A la fotografía le quedan 20 años….by Salgado.

Llega un punto en la madurez del éxito, donde muchos se transforman en pregoneros del Apocalipsis. Se aferran de tal forma a su propia existencia y los pilares que han cimentado, que cuando ven que estos se deterioran y desmoronan, se convierten  en profetas de  la destrucción que tendrá asolar aquello, sobre lo que ellos un día fueron Reyes. En realidad solo pretenden salvar su memoria ante el cataclismo del olvido que presumen se les avecina.

El Apocalipsis atrae a los miedosos,  inseguros y mitómanos a partes iguales, de ellos se valdrá el vanidoso para hacer perdurar su “éxito” y ponerlo en aquel momento histórico ¡¡¡justo antes del Apocalipsis!!! amén de ocupar el papel de profeta.

A los apocalípticos no les falta razón, pero se olvidan de que su figura y su gesto es el mismo que se reproduce en toda materia cíclicamente, ya sea científica, filosófica o artística. El Apocalipsis aparece donde ya todo anda seco desde hace tiempo  y todos los días 5.000 apocalípticos vaticinan que la hora… ha llegado.

Apocalipsis 1:8: “Yo soy el Alfa y Omega, el principio y el fin, el Señor que es y que era, y que será por siempre, el Omnipotente”.

tumblr_o6y53ltScl1synm09o1_1280.jpg