En el mundo de la fotografía hoy, algunos quieren seguir vendiendo la idea, de que llevan  la “fruta” al mercado con carromatos  tirados por burros como hace cien años…. desde las  destartaladas calles del pueblo a la ciudad. Nos cuenta que sus frutas están bañadas con aguas mágicas, su tierra es polvo dorado y que sus manos son… las de un curtido fraile lleno de sabiduría. Además pone su fruta  en los mejores estantes del mercado en manos del vendedor más afamado…eso si…utilizando técnicas de venta más propias de embaucador que de tendero.

… no se paran a pensar.. que la fruta ahora crece por los caminos y que el suelo esta lleno de fruta podrida que nadie recoge… que hay mas fruta que consumidores.. y además.. la regalan… pero no solo eso, además  las nuevas tecnologías han permitido a todos los fotógrafos la posibilidad de tener un huerto, de saber que estiércol es el idóneo para que crezcan las raíces, que herbicida es mejor para eliminar  plagas, incluso a quien tiene que ofrecer sus manjares para sentirse satisfecho… eso sin contar, que sus maestros están a un golpe de ratón y la sabiduría se comparte libremente, incluso la que se predica en los monasterios.

Pero si…todavía hoy hacen negocio los trileros, en la puerta del mercado.

 

Mas