No entiendo ese sentimiento gregario que envuelve al mundo fotográfico.. no entiendo sus asociaciones, a sus gurús, las exposiciones colectivas, las reuniones para hablar de fotografía, las escuelas, los masters, los que hacen artículos de sus colegas, el gremio de los fotoperiodísticas, el de los profesionales o amateurs o los círculos de artistas visuales.. me parece que todos hablan en Arameo.

.. Viajo en un vehículo unipersonal, al que un día le puse un ligero propulsor de arranque en un espacio sin gravedad y donde la inercia de ese primer impulso me lleva ingrávido a un viaje donde no se divisa parada ni punto de reunión fraternal… ni  si quiera hay  timón que varíe el rumbo.

Extraído de: Leikón, diario de un fotógrafo callejero.

Valencia 2014
Valencia 2014