Es nuevo espécimen generado por internet y las cámaras digitales, se extiende por el mundo como una corriente cada vez más fuerte. No necesitan competir con nadie, ni ganar dinero con sus fotos, tampoco les importa mucho el reconocimiento más allá de las redes sociales o los grupos dedicados a su práctica, hacen tantas fotos como cualquier profesional y dedican tanto tiempo a la fotografía como ellos. Nadie les dice lo que tienen que hacer o fotografiar, ni hacen cosas que no les apetece o les gusta. Su presencia en la red es equiparable a cualquier profesional e incluso pueden permitirse el lujo de elegir fuera del circuito mediático quien son sus fotógrafos preferidos, ademas… pocos se ganan la vida con la fotografía.

 Empieza  a ser más fácil que alguien ajeno a la fotografía te hable de alguien que hace fotografías y lo ve por la red, que sobre los famosos reconocidos fotógrafos que se mueven en los circuitos “legales”