Parece que si uno selecciona solo lo mejor del trabajo que realiza y lo  publica, se puede aplicar esa máxima de Baltasar Gracián: Lo bueno, si  breve,  dos veces bueno.

Pero puede ocurrir que no sea exactamente así, Gracián inspiro al existencialismo y la postmodernidad de los siglos venideros, pero de eso ya ha pasado mucho tiempo. Puede que una selección corta de trabajos muestre algo que tiene que ver poco con la realidad, hoy en día hacer 30 40 fotografías buenas esta al alcance de un fotografo que ha conseguido cierto nivel de conocimiento, pero esto ya no es el siglo XX, donde no había la posibilidad de mostrar lo que uno hace de una manera continua. Hoy en día no hay excusa para que un fotografo publique fotos todos los días y muestre cosas fuera de los formalismos y las técnicas bien aprendidas… aunque sean estas las más aceptada por el consumidor medio y profano.

Estoy más interesado en los fotógrafos y creadores valientes, con fe en lo que hacen y con ganas de evolucionar, aprender y compartir, más que por los preocupados por dar una imagen estructurada como elemento de consumo.

Menguan los opacos y crecen los transparentes… otra de las cosas que internet esta cambiando, aunque para esto haya que cuestionar conceptos que  quizá, ya no pertenecen a estos tiempos.

Valencia 2014