Disfrazar de palabras “mágicas” las acciones de otros, es una simpleza para huir del trabajo que cuesta conseguirlo.

Valencia 02/2014
Valencia 02/2014