Y así año tras año es como se celebran las mejores fotos del año por parte de los medios de comunicación (cada uno el suyo), a golpe y platillo se suceden los muertos, la sangre, la miseria, la tristeza, el desastre… hasta que no te quede  aliento que expulsar de tus contraídos pulmones, eso sí, entre las elegidas figurará a modo testimonial algo que no tenga que ver con estas cosas, pero es la excepción que parece este insertada para disipar suspicacias.

 Son las mejores dicen unos y otros, empeñados parecen  en mantenernos la boca cerrada hacia la crítica que se pueden realizar a estas imágenes y su selección ¿Quien se atreve a criticar la publicación de desgracias y la muestra de lo que el hombre es capaz de hacer  cuando su cerebro se transforma en una jaula de grillos?

 Las armas de los encargados de pregonar estos desastres visuales están cargadas: es fácil mirar al otro lado cuando pasan estas cosas, hay que crear conciencia, eres un insensible… menuda mierda, como si conocer visualmente como es un cuerpo quemado ayudara más a saber lo que ocurre en el planeta.

 Se puede entrar en internet y buscar a quien interesa sobre todo estas fotografías, hay lugares en la red que coleccionan fotos brutales, impactantes, que te revuelven las tripas, tienen su público… pero es muy marginal. Por el contrario se puede entrar a cualquier lugar público para compartir fotografías y ver que cosas interesan a la gente y uno descubre que a los fotógrafos les gusta en su mayoría mostrar otras cosas, las fotos más allá de la noticia, las inquietudes humanas en sus más diversas facetas, raramente será en una galería generalista una foto de estas catalogada como la mejor del año ¿entonces? ¿con que argumento se hacen estas selecciones por parte de los medios para colocarlas como las mejores del año? ¿ Intentan estos medios erigirse como portavoces y gobernantes del mundo fotográfico y  mediático?  Ellos desde luego… tienen los medios.

Dicen que no esta bien   mostrar menores en las fotos, siempre y cuando no estén muertos, entonces no hace falta preguntar, sobre todo en algunos países. Tampoco hay que irse muy lejos para ver lo mal que lo pasan algunas personas y encontrarlo al lado de la absoluta felicidad, así deberían mostrarse las cosas.

Solo he visto dos de estas selecciones de las que no quiero recordar ya ni a quien pertenecen, intentaré no ver ninguna más, no me gusta el gore.

No title
No title