Hacer concesiones en materia  estética, equivale la mayoría de las veces a vender un subproducto poco fumable, en el que se adivina cierta cobardía o vanidad.

Valencia 03/2013
Valencia 03/2013