En este anodino mundo del mercado del arte y la fotografía se mueve un curioso negocio que pretende atender las necesidades de los compradores pasando una factura preliminar sobre los autores.

No es raro recibir correos de galerías de arte de cualquier parte del mundo, concursos promocionales, inserción en libros temáticos y demás fauna mercantil, adulando al autor y ofreciendo sus servicios para promocionar la venta de su trabajo, en la que curiosamente el autor, es el que ha de comenzar poniendo el dinero; ya sea por medio de alquiler de espacios o de la producción de su obra para dejarla en Stock a largo plazo o cualquier otra excusa que puede “aparentar válida” para que el autor pague un ticket de “futura y no asegurada” venta.

No confíes un céntimo en aquel que es incapaz de asumir un gasto para hacer su negocio “al menos que pague la producción de la obra”, no hay peor vendedor que el que no arriesga dinero.

Lectura obligada para los rastreadores de clientes para su negocio, no pierdan el tiempo.

Valencia 01/2013
Valencia 01/2013