En la guerra de los pixeles y el tamaño de los sensores, las necesidades para visualizar en pantalla son tan ridículas, que uno no deja de sufrir por tantos y tantos millones de pixeles desaparecidos del rebaño original, tras su traformación a las resoluciones más comunes en web… es una autentica sangría.

¿Donde estarán esos pixeles? se paga mucho por ellos…demasiado, algo tendrán que inventar para que no tengamos que tirar las cosas a la basura.

Valencia 03/2012