Podemos pensar que determinada herramienta (cámara o editor) nos ayudará a conseguir nuestros propósitos, mejorar nuestras habilidades, hacernos “mejores” en suma… pero olvídense, no sea iluso, no hay herramienta fotográfica que trabaje directamente en su orgánico y cuajado cerebro.

Haciendo amigos

Valencia 11/2012