Los decorados de las ciudades, con los años se revalorizan, muestran lo desaparecido, aportan un contenido nostálgico… como la lluvia.

Calle Museo, Valencia 10/2012