Uno de los problemas del individuo del siglo XXI, es que ya no dispone del  criterio propio o al menos es un “elemento” en extinción. Estamos más preocupados por sentirnos consensuados haciendo lo  que hace sentir seguro a los demás, que por hacer y decir lo que solo tu, pareces tener claro.

Valencia 09/2012