Como demostraciones de unos elementos genéticos perfectamente reconocibles, descubro algunas imágenes de mi padre. La vida tiene que ver más con elementos que ahora mismo pertenecen a la  fantasía,  que los que la ciencia empírica es capaz de demostrar.

Algún lugar de Valencia, año 1961.