Un argumento inagotable para la melancolía.

Otoño, frio, lluvia y callejones 11/2011