La fotos en la calle siempre son un happening, nunca sabes lo que puede pasar, la gente camina a su aire, las figuras y los decorados se montan y desmontan en cuestión de segundos y cuando ves algo, poder llegar a retratarlo es cuestión de pericia, improvisación, y suerte.

Barrio del Carmen en Valencia, medio día, el primer día del año fallero y la primera mascletá, todos andan ultimando el paseo para ir al centro neurálgico de la ciudad, el viejo barrio se llena de transeúntes. Una figura sugerente para el lugar por el que paso me avisan pronto de que hay una foto cerca, sin apenas tiempo enfoco y empiezo a disparar. El kaos es total, la gente sale por todos lados y estropean cada toma, la luz entra de frente, un contraluz imposible en algunos puntos de la foto donde se quema, recorte seguro si no es que cualquiera de las cosas que puedan pasar aporten algo de verdad interesante a lo que busco en un principio, cosa que no ocurre.

Walk

<Serie de la toma>