Hay semillas que caen en un lugar fecundo y propicio para recrear con su esplendor a los demás. Son vidas casi diseñadas a la perfección para el roll que poseen, igual que sus muertes. Hoy conocí el trabajo de esta artista que puede presumir de cuestionar su posición, a mi entender, entre toda la corte de artistas y fotógrafos de su época.

Algunos crecen con el paso de los años, otros menguan eclipsados por casi desconocidos.
*
Photos: Francesca Woodman
*